Cofrades Distinguidos6 - Cofradía San Telmo Frómista (Nueva)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cofrades originales y distinguidos.
Paquillo, alma de la "Carrera Popular" y de la "Semana Infantil".



Hacía tiempo que no aparecía esta Sección y no por falta de cofrades meritorios.
Temas de actualidad han ido ocupando espacio en detrimento de esta “sección”, importante también, por cuanto permite hacer visibles y reconocer los valores de cofrades “distinguidos” por su aportación a la Cofradía.
Es el caso de “PAQUILLO”, Francisco Villameriel Clemente, cofrade desde 1989, al que hoy traemos a esta “Sección” para conocerle más de cerca, sobre todo en sus cometidos dentro de la Comisión Permanente de la Cofradía.
Se incorporó a la Comisión Permanente el 10.04.2011, pero desde 2013 – en esta nueva etapa de la Cofradía - se ha implicado al máximo, y se ha distinguido por ser el alma de la Carrera Popular y Solidaria de San Telmillo y de la Semana Infantil.  
En el primer caso, ha conseguido tantas colaboraciones e implicación de tal número de gente, que nuestra carrera se ha convertido - en tan sólo cuatro ediciones - en una de las más atractivas y concurridas de la Provincia. Es el Paquillo que tira de su carisma personal y del prestigio deportivo, poniéndolos al servicio de la Cofradía y consiguiendo lo que se propone.
En el segundo, baste decir que dedica siete días de sus vacaciones a la “Semana Infantil”. Es el Paquillo gamberro, que hace travesuras con los niños, que es el líder al que todos admiran y siguen.
Es verdad que la Cofradía, seguramente trabaja más en equipo que nunca; lo que es compatible con que las actividades principales tengan un responsable que las programa y desarrolla, alcanzándose por lo general el objetivo con altos niveles de satisfacción.
ENTREVISTA


  1. Algunas     referencias para enmarcar al personaje.
Paquillo fue Pregonero de las Fiestas de San Telmo en el año 2010. De su pregón, en el que cuenta sus años de niñez y juventud como en un libro abierto, entresaco estas dos referencias.
La primera creo que nos acerca a los orígenes del Paquillo travieso y deportista.
“Pero no creáis que en Frómista sólo se podía correr. ¿Os acordáis de la laguna a donde íbamos por la noche a coger ranas que luego nunca comíamos porque no nos gustaban; o de las tardes de verano en las eras con los cepos para cazar pájaros en los montones de trigo y cebada? Y lo mejor de todo, aquel juego de guardias y ladrones en las noches de julio y agosto, con todos los “chiguitos” del pueblo y los veraneantes. Nos juntábamos 50 ó 60 críos y nos daban muchos días las 2 y 3 de la mañana.
Yo creo que de ahí vino también la afición por correr, porque como era una guindilla, los compañeros me elegían de los primeros y era de los últimos que cogían. Y en los pocos ratos libres que nos quedaban nos dedicábamos a la fruta, pero no penséis que, a recolectarla, no. Era mucho mejor la que estaba prohibida: el moral de la Bruna, los manzanos de URBA, las peras de mi tío PACO, y, sobre todo, las uvas y frutales del colegio DON ORIONE, y más raramente, porque estaba más lejos, la huerta de ROBUSTIANO”.
La segunda entronca con el Paquillo implicado con las tradiciones de Frómista y con la Cofradía.
Pero El Ole me enganchó, y en los últimos 40 años (qué mayor soy ¿no?) nunca he faltado a su cita, aunque a veces, cuando tenía competición fuera, tuviera que meterme una paliza de kilómetros para llegar a tiempo y cumplir con el ceremonial. Antes en la casa de mis padres, y ahora en la mía propia, ponerme el buzo, las botas, calzado imprescindible para aguantar y, nervioso como un niño, coger mi porra para estar puntual a la puerta de la iglesia para dar la salida al Ole y sudar la camiseta, porque nuestra procesión es más larga que cualquier maratón que haya corrido”.
Lo dicho, tics de niño, vocación de deportista, alma de fromisteño arraigado a sus raíces y comprometido con sus tradiciones.

  1. Vamos a empezar     por la “Semana Infantil”, que está todavía reciente su finalización.



¿Cómo te viene la idea de proponer a la Comisión Permanente la organización de esta “Semana”?
Siempre me han gustado los críos y, viendo el aumento de cofrades menores de 14 años decidí embarcarme en esta aventura. Era una manera de que se vieran identificados con San Telmo y la Cofradía.

La de este año ha sido la tercera edición, con record de participación y de la que algunos se han apresurado a afirmar que será difícil superar en el futuro.
¿Lo crees así?
Este año hemos tenido 49 niños y seguro que el próximo año lo superaremos. Quizás el tope estaría en 60 para poder dar una buena cobertura a la actividad.
Es verdad que este año hemos introducido actividades nuevas, lo que, unido a lo anterior, le ha dado un nivel muy alto. Seremos capaces de seguir mejorando.
¿Crees que está respondiendo a lo que fue tu idea inicial o se ha ido evolucionando a la vista de la experiencia de cada año?  
Hemos ido evolucionando y cambiando de actividades en cada edición y el próximo año volveremos a reinventarnos y realizaremos actividades diferentes. Y estamos abiertos a escuchar nuevas propuestas que nos quieran hacer llegar.
La Cofradía tiene cerca de 150 cofrades menores de 14 años, y a todos ellos va dedicada esta “Semana”, aunque es verdad que hay cofrades de muy pocos meses/años a los que resulta casi imposible encajar en este evento.
Las edades de los niños y niñas participantes han suscitado a veces cierta controversia. ¿Puedes explicar cómo se ha ido gestionando esta cuestión?
Después de tres años creo que hemos dado con la franja de edad adecuada. A pesar de la diferencia de años, hemos constatado que el grupo de 6 a 12 es el que mejor funciona, aunque en alguna actividad se ha abierto a niños menores de 6 y mayores de 12, buscando siempre llegar al mayor número de participantes.
¿Los niños y niñas que no son cofrades pueden también participar en las actividades de esta “Semana Infantil”?
Por supuesto. Lo importante es ver durante esos días el pueblo lleno de niños y sus familias. El objetivo de la Cofradía siempre tiene que ser sumar, no ser excluyentes. De hecho, este año ha habido niños de Población, de Piña, de Santoyo que vienen a nuestro Colegio Público y, aunque no sean cofrades, también es una forma de que conozcan a nuestro patrón y a la Cofradía.
Este año ha habido en el “programa” varias novedades. Para seguir en esta línea, ¿Te atreves a apuntar alguna actividad que aún no se ha podido realizar y que te gustaría haber incluido?
Las novedades de este año han funcionado muy bien y han tenido muy buena acogida, tanto las tiendas de campaña, como la visita a GULLÓN o la mañana de música tradicional. Y la fiesta de la espuma ha sido un éxito. Por otra parte, cada vez es más difícil sorprender a los niños. Así es que siempre hay que estar dando vueltas para ofrecer algo atractivo. De hecho, ya tengo varias ideas en mente para ir madurando para la próxima edición.
Como responsable de este evento, seguro que quieres decirles algo a los niños, o a los papás, e incluso a los colaboradores que han corrido con el peso de las actividades.  ¡No te cortes!
Los niños se han portado muy bien en general y hemos tenido la suerte de contar con la colaboración de algunos padres que se han implicado totalmente y nos han apoyado, así como ayuda de algunos cofrades (siempre los mismos). En este aspecto sí quiero hacer una puntualización. Aunque soy optimista por naturaleza, no deja de sorprenderme los comentarios (bien es cierto, que minoritarios) de cofrades que no entienden que la actividad la organice la Cofradía. Mientras tengamos ilusión, aunque seamos pocos, intentaremos continuar con la Semana Infantil y estaremos encantados de contar con la colaboración de todo aquel que se quiera sumar, sea cofrade o no.

  1. La “Carrera” de     San Telmillo nos queda un poco más lejos en el tiempo, pero pervive en el     recuerdo la sensación del trabajo bien hecho, la satisfacción de los     cientos de participantes y los objetivos cumplidos.


Tres años creciendo y en 2017 manteniendo cotas. ¿Supone que hemos alcanzado techo? ¿Cuál es tu valoración de experto en relación con la experiencia de estos – vamos a decir- primeros años?
Son ya cinco ediciones y el éxito de la carrera se debe a que todo el mundo sabe que es totalmente solidaria. Todo lo recaudado se destina íntegramente al fin solidario. El pueblo se implica al 100% y la consideran un evento suyo, y eso se nota.
Será difícil mantener las cifras de participación, porque actualmente existen muchas carreras y la fórmula se va agotando. Por esto, podemos estar muy orgullosos de que cuando en el resto de pruebas se ha producido un descenso del 30% en inscripciones, nosotros mantuvimos el número de años anteriores. Recordar, que nuestra carrera es la segunda a nivel provincial en número de participantes después de la San Silvestre de Palencia.
La climatología incide; la posible coincidencia de eventos del mismo tipo puede restar participación; caer en la rutina puede desincentivar el interés, etc… etc…
¿Tienes en mente algún elemento que pueda servir de revulsivo para que nuestra “Carrera” pueda seguir creciendo?
De momento, somos como el Camino de Santiago: un valor en alza. Intentando cada año no perder motivación y arrastrar a Frómista a cientos de corredores de dentro y fuera de la provincia. Aquí pasa como en la Semana Infantil. Cada año hay que buscar nuevos retos y ofrecer cosas interesantes y atractivas para fidelizar a los participantes. Este año ha sido el sorteo de las bicicletas.  ¿para el próximo año? En ello estoy.
Las entidades a las que hemos dedicado la “Carrera” han sido por lo general punteras además de próximas (radicadas en Palencia…).
¿Crees que, para despertar más interés, debemos elegir entidades de ámbito regional o incluso nacional? ¿O tal vez debamos seleccionar mejor los fines sociales de las mismas?
Este es un tema de debate sano que se plantea en la Comisión Permanente de la Cofradía. Aunque yo soy más partidario de dar cobertura a entidades pequeñas y cercanas, que tienen más dificultad para poder optar a este tipo de ayudas, no es menos cierto que toda iniciativa tiene su cabida y estamos abiertos a todo tipo de solicitudes. Por lo que desde aquí invito a todo el que quiera presentar su petición a que nos la haga llegar cuanto antes para que se puedan valorar. Somos conscientes de que son muchas las posibilidades de ayuda y pocos los recursos.
  1. Para terminar     esta entrevista. A todos los que han ido apareciendo en esta Sección les     preguntamos cómo ven la marcha de la Cofradía en esta nueva etapa que     arranca en 2013.



Como miembro de la Comisión Permanente, eres conocedor de los temas que llegan y de los que están encima de la mesa.
¿Alguno te preocupa especialmente?
¿Hay relevo generacional? ¿Hemos de plantearnos que las mujeres asuman un mayor papel, incluso en los cargos de representación?
En este aspecto me voy a “mojar” del todo, aun a costa de no ser políticamente correcto.
No digo nada que no sea cierto si hablo de la poca implicación de la juventud en lo referente a la Cofradía. Relevo hay, y a las cifras me remito: más de 150 cofrades por debajo de 14 años. Pero no se puede reducir la colaboración sólo a la ofrenda de flores o a cantar los Gozos (que también). Si no hay continuidad para “tirar del carro”, en unos años San Telmo se celebrará en los bares y las peñas. Son las generaciones intermedias de cofrades los que tienen que inculcar a los más pequeños que para que las cosas funcionen hay que trabajar entre todos. Sabia nueva que aporte ideas, ganas e ilusión.
Y respecto al tema de las mujeres cofrades, éstas deben serlo de Pleno Derecho. Mientras una mujer no pueda llegar a ser mayordomo no estaremos en igualdad de condiciones. Soy consciente de que es un tema, cuando menos, “delicado”, pero todas las iniciativas que se han llevado a cabo desde la Cofradía en ese sentido creo que han sido bien acogidas. Habría que dar pasos para que esto pueda llevarse a cabo.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal