Noticia111 - Cofradía San Telmo Frómista (Nueva)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

"El Ole" multitudinario y en manga corta. Sermón "a dúo" dicen que muy comedido




El domingo por la mañana es el momento de los “SIMBOLOS” de la Cofradía, que han pasado todo el año en casa del Mayordomo y retornan a la iglesia sede – a los sones del Grupo de Danzantes de la Cofradía y numerosísimos acompañantes-  para estar presentes en todas las celebraciones religiosas.
También es el gran día esperado por el Mayordomo, su familia y sus amigos…desde que tomó posesión el año anterior. Tras las ceremonias de la mañana, tiene lugar el “refresco” que se comparte con las autoridades e invitados del Mayordomo, y con todos los cofrades y vecinos.
Y luego… a esperar que anochezca y se cumpla otro anhelo del Mayordomo: PRESIDIR LA PROCESIÓN CIVICA DEL “OLE”, acto cumbre de las Fiestas.
Salida del “Oleen manga corta. Un “Ole” que todos disfrutaron


Calor y sin gota de aire, lo nunca visto, que en el “Ole” es típico un frío de pelar. Ayer muchos jóvenes bailaron y cantaron los “pajaritos” y resto de lazos tradicionales en manga corta.
Gran afluencia de gente de todas las edades y muchos visitantes. Tal vez el “Ole” más concurrido de los últimos años. La bonanza del tiempo y el que el día siguiente fuera festivo en la Comunidad, pueden explicar a partes iguales esta participación de record.
Un hecho excepcional este año: al pasar el Ole delante del domicilio de la Cofradía, en la Calle Francesa la música y la gente enmudecieron, en recuerdo de una persona muy querida en Frómista y protagonista principal de dar a conocer a San Telmo y llevar sus reliquias a muchos lugares del mundo: Don Ricardo García Fernández, Prior de la Cofradía de San Telmo de Tui y Mayordomo de Honor de nuestra Cofradía. Falleció el pasado lunes de Pascua. Un gesto de respeto, secundado por todos.

Ya no es novedad que “El Ole” se pare al cruzar la Ronda de San Pedro, donde la Cofradía ofrece productos de la tierra y bebida. Los que portan y acompañan al Vítor, las autoridades, invitados, músicos y todos los que bailan el “Ole” reponen fuerzas para proseguir con más brío. Se agotaron las existencias y, además de la limonada y del vino de Miguelín, se consumió mucha agua. El año que viene tendremos que mejorar algunas cuestiones de orden para que todo sea más ágil y satisfactorio, por ejemplo, proteger la zona de trabajo o conseguir que se depositen los vasos y botellas de plástico en los recipientes preparados.
El “Ole” terminó sobre las dos y media, la hora ya de referencia, con el pórtico de San Pedro abarrotado, con unos “pajaritos” en enorme corro, el tradicional canto de los “Gozos” y una entrada del Víctor sentida y emocionada por la efusividad de los más jóvenes.
Y no podemos dejar de reiterar el reto que ya planteamos con motivo de informar de la elección del “Ole y de las Fiestas de San Telmo y San Telmillo” para el Inventario de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Provincia : que debemos seguir trabajando todos juntos en mejorar nuestras Fiestas y en hacer que “EL OLE” sea cada año, además de un sentimiento arraigado y compartido, un evento predecible y ordenado, un modelo de celebración organizada y cívica, que pueda ser difundida a todos los niveles y que resulte entendible y atractiva para quienes nos visiten.
¿Un Sermón “muy comedido”?
A la hora prevista tuvo lugar el “SERMÓN SATÍRICO”, que ha vuelto a repetir sermoneros, Luis Santos Guadilla y Carmen Muñoz,
Sermón largo y variado. Según algunos, más satírico y menos crítico que algunos recientes. Pero que nadie se confíe, que “en cualquier momento las cañas pueden tornarse en lanzas”.
Los “chorizos”, los jueces y la corrupción han sido temas recurrentes y de los más irónicos y ácidos. Las “autoridades” de Frómista como el alcalde o el Cura han tenido sus chanzas, y también personajes populares y no pocas anécdotas y sucesos ocurridos a lo largo del año. En el contexto de estrofas que habitualmente se dedican a la Cofradía de San Telmo, además de las clásicas al Mayordomo de turno, este año se han sumado otras, como que ya se han superado las 100 mujeres cofrades y algunas dedicadas al secretario.
Para quienes no estén muy al corriente de los entresijos del SERMÓN, bastaría recordar que las estrofas que lo componen son aportaciones generalmente anónimas de todo tipo de vecinos, que las van dando forma a lo largo del año, en función de las cosas más o menos llamativas o de interés que van pasando en el pueblo.
Desde hace no muchos años una “Comisión pro-Sermón”-compuesta por hombres y mujeres no directamente vinculadas a la Cofradía - se ocupa de seleccionar y ensamblar todo el material recibido, de pulirlo o ajustarlo a la esencia “satírica-burlesca” originaria del Sermón, para finalmente confeccionar el texto definitivo que entregan al “sermonero” o “sermoneros” que le darán lectura en el momento y lugar oportuno.
Descárgate el Archivo con el Sermón 2017 en PDF  
Casi todos los años la Comisión nos pide aclaremos que “no se censura ni manipula el Sermón” y que, en consecuencia, los autores son los responsables de los contenidos. Se trata de respetar al máximo los textos que se aportan, y solo si alguno resulta hiriente o exceder lo satírico-burlesco, se trata de suavizar.
También se nos hace llegar el agradecimiento a quienes, con sus aportaciones, participan de esta sutil y jocosa forma de contar los sucesos o anécdotas y a veces críticas de la vida cotidiana de Frómista. Dicho queda.



Regreso al contenido | Regreso al menu principal